Your Menu

 

Installation Instructions

Rusia amenaza con tomar medidas como respuesta a las sanciones occidentales

El senado está elaborando un proyecto de ley para poder confiscar los bienes de las compañías europeas y de EE UU

Los senadores rusos están decididos a hacer comprender a Occidente que si se decide a introducir sanciones, el daño será para ambas partes, como ya lo advirtió el martes el presidente, Vladímir Putin, en su encuentro con un grupo de periodistas. En esta línea, el Consejo de la Federación (nombre oficial de la cámara alta rusa) está elaborando un proyecto de ley que permita al Kremlin, en caso de que sea necesario tomar medidas en respuesta, confiscar los bienes, activos y cuentas de las compañías europeas y estadounidenses que funcionan en Rusia.
“El documento establece dar esas facultades al presidente y al gobierno para la defensa de nuestra soberanía”, ha declarado este miércoles el jefe del comité de legislación constitucional de la cámara alta rusa, Andréi Klishas.
El proyecto de ley, sin embargo, no ha sido presentado todavía y ni siquiera está redactado, ya que, como explicó el senador, un grupo de juristas “está estudiando detalladamente” si esa posible confiscación sería constitucional o no. “Pero de lo que no dudamos es de que se corresponde con los estándares europeos. Baste recordar el ejemplo de Chipre, en el que la confiscación se convirtió, en esencia, en una de las condiciones para que la Unión Europea brindara ayuda económica a ese país. Las sanciones deben ser recíprocas”, ha afirmado Klishas.
“Si los países de Occidente y la Unión Europea adoptan sanciones contra Rusia por la situación en Ucrania y las acciones de nuestro país dirigidas en defensa de ciudadanos ucranios, nosotros aprobaremos medidas adecuadas” en respuesta, ha señalado. Naturalmente si “los socios extranjeros” renuncian a tomar medidas duras “Rusia actuará simétricamente”, es decir, no habrá represalias.
Mientras tanto, el ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, ha insistido, como lo hizo Putin el día anterior, que en Crimea no hay soldados rusos [fuera de las instalaciones pertenecientes a la Flota del Mar Negro] y ha calificado de “provocaciones” los videos que circulan en internet en los que uniformados sin distintivos reconocen ser rusos. El portavoz del citado ministerio, Ígor Yegórov, ha asegurado por su parte que el lanzamiento de prueba del misil nuclear intercontinental realizado en la noche del martes desde el polígono Kapustin Yar había sido todo un éxito. Era del nuevo modelo de Tópol (Álamo), que, se ha jactado, son capaces de superar cualquier escudo nuclear.
En lo que parece una muestra más del humor ruso, el ministro de Cultura, Vladímir Medinski, ha recomendado —contrariamente a lo que han hecho los países europeos con sus ciudadanos— ir a veranear a Crimea. “No hay mejor alternativa”, ha dicho, sobre todo ahora que las compañías turísticas están dispuestas a hacer rebajas de hasta el 50%. “Por su clima, en el espacio postsoviético no hay mejor lugar para veranear que Crimea”, Ha señalado Medinski, quien aseguró que no existe peligro alguno, añadiendo que a los rusos los esperan con los brazos abiertos en 5.000 hoteles. En Kiev han calificado de burla la recomendación de Medinski, pero teniendo en cuenta que las reservas para el verano de turistas extranjeros son prácticamente nulas y que los precios están tirados, es muy posible que muchos rusos le hagan caso. Es conocida la indiferencia del ciudadano ruso ante las situaciones de peligro que se vive en ciertos países adónde van a veranear, lo que quedó demostrado recientemente una vez más en Egipto —fue uno de los principales lugares elegidos por los rusos para pasar la fiesta de año nuevo— y Tailandia, donde los desórdenes no impidieron que aumentara el número de turistas procedentes de Rusia.
http://adf.ly/eP6oa